26/10/15

El deporte moderado, un remedio contra la depresión


El deporte moderado, un remedio contra la depresión

dmedicina.com

¿Es posible que caminar, una práctica que está al alcance de casi todas las personas y que no supone un esfuerzo físico o económico, pueda suponer un remedio contra la depresión? Al parecer, así es. Caminar y otras formas de deporte moderado, como el golf, son muy recomendables, ya que además de que aportan grandes beneficios para la salud,  pueden ser practicadas por personas de prácticamente todas las edades y condiciones físicas. Pero, además de los efectos positivos sobre la salud física, caminar puede ayudar a paliar enfermedades psicológicas como la depresión.

Según Jerónimo Saiz, miembro del Comité Ejecutivo de la Sociedad Española de Psiquiatría y patrono de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental , el deporte moderado “es una recomendación genérica  que se hace en muchas patologías psicológicas, incluida en la ansiedad y en los casos de depresión leve y moderada”. El experto en psiquiatría explica que “se ha demostrado que el ejercicio habitual (no menos de tres veces por semana y de 30 minutos cada sesión) mejora los sistemas de neurotransmisión, como la serotonina, por lo que es positivo para ayudar a combatir este tipo de enfermedades”.

Además de mejorar los sistemas neurotransmisores, caminar también tiene otros efectos positivos sobre la salud psíquica de las personas. Saiz declara a este respecto que el deporte moderado “mejora la autoestima del que lo practica”. En definitiva, afirma el experto, “caminar es un buen complemento de los tratamientos contra la depresión”.

Sin embargo, el deporte moderado, aunque pueda ser practicado por casi todo el mundo, no es algo que esté siempre al alcance de las personas que sufren algún tipo de patología psíquica. Según declara el especialista, “para hacer ejercicio hace falta motivación y vitalidad, dos factores que se suprimen por completo en los casos de depresión”. Saiz añade que “no se trata de un ejercicio de voluntad común, sino que simplemente muchas de estas personas no están en condiciones de practicar deporte”.


El sedentarismo puede aumentar el riesgo de sufrir depresión

Aunque quizá no sea considerado como una de las causas más importantes en la aparición de depresión, el sedentarismo y los hábitos que trae consigo representan un entorno perfecto de proliferación y desarrollo de esta enfermedad psíquica.

Además de la ausencia de ejercicio físico y por lo tanto la pérdida de todos los beneficios que reporta, el sedentarismo incluye otros efectos negativos para la salud mental. Ser sedentario, afirma Saiz, “implica una restricción a la relación social, a salir y relacionarse con otras personas, lo que crea unas condiciones nada favorables para la aparición de la depresión”.

Otros factores como la rutina y la falta de motivación ante la ausencia de estímulos, también son perjudiciales y favorecen el desarrollo de enfermedades como la depresión y la ansiedad.


Consejos para combatir la depresión

Aunque muchas personas, tal y como afirma Saiz, no están en condiciones de caminar o practicar deporte moderado, existen otras prácticas o hábitos que pueden ayudar a paliar esta enfermedad:

  • Seguir los consejos y recomendaciones de un especialista: La depresión es una enfermedad, y como tal, tiene que ser tratada por un experto. El especialista es el único capacitado para tratar este tipo de patologías.
  • Apoyarse en los demás: El entorno también puede jugar un papel muy importante a la hora de paliar la depresión. El ánimo es precisamente la carencia que tienen las personas que sufren esta enfermedad, por lo que el apoyo y la confianza del entorno (amigos, familia, pareja, el especialista) pueden llegar a ser muy positivos y útiles para superar esta enfermedad.
  • No tomar decisiones drásticas: Al inducir la depresión una carencia absoluta de ánimo y una sensación de melancolía y tristeza, esto puede llevar a tomar decisiones drásticas, como romper con la pareja, cambiar de domicilio o incluso de vida; estas decisiones tienen que ser muy meditadas, pues una persona que sufre depresión necesita seguridad y estabilidad para poder superarla. Si el entorno es nocivo para la persona, es necesario que realice cambios, pero siempre de una forma segura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario