8/8/09

Una cura para el alma

Por: Redacción Especiales

La musicoterapia mejora la calidad de vida del ser humano y lo armoniza con su entorno.

Bloquear tensiones emocionales negativas, perder la timidez, el miedo y afinar la condición psicomotora son apenas algunos de los beneficios de los niños, jóvenes y adultos que practican la musicoterapia. En entrevista con El Espectador, Paloma Santo, psicóloga clínica y musicoterapeuta, explica qué es, quiénes pueden acceder, las características de la terapia y si puede ser considerada medicina preventiva.

¿En qué consiste la musicoterapia?

En abrir nuevos canales de comunicación para que el paciente pueda iniciar un proceso de cambio que le produzca un mayor bienestar personal. Permite expresar emociones y sentimientos sin juzgarlos, en un espacio de libertad personal para poder investigar formas de comunicación.

¿Para quién se recomienda?

La musicoterapia tiene infinitas posibilidades de aplicación en niños, adultos y ancianos. Es recomendada en casos de hiperactividad, personas introvertidas, poco sociables, con problemas en el lenguaje y aprendizaje, baja autoestima y cualquier tipo de problema psicológico o psicomotor. En embarazadas, para fortalecer el vínculo feto-materno y prevenir la depresión posparto. También en hospitales con muy buenos resultados en pacientes antes de ser operados.

¿Hace cuánto se implementa la terapia?

Se comenzó a emplear en la Segunda Guerra Mundial; en los pacientes los dolores muy fuertes se disminuyeron y se mejoró emocionalmente. Pero desde tiempos históricos los chamanes de las tribus la utilizaban para curar a través de cánticos, susurros y estructuras rítmicas repetitivas.

¿Es inherente al ser humano?

Sí y la ha utilizado de forma natural sin saber lo que estaba haciendo, sólo que hoy en día se ha convertido en una terapia gracias a las investigaciones científicas que la consagran y avalan como una terapia efectiva.

¿Puede considerase una disciplina científica?

La terapia musical se refiere al uso de la música (sonido, ritmo, melodía y armonía) con el fin de satisfacer el bienestar físico, emocional, mental, social y cognitivo de la persona. La terapia se basa en el principio de que todos los malestares tienen su origen en el cerebro, el cual manda señales al organismo, produciendo como consecuencia diversos padecimientos.

¿Científicamente qué reacciones se generan en el organismo?

La música genera en nuestro organismo ondas electromagnéticas cerebrales coherentes que ordenan nuestras funciones. Se envían al cerebro sensaciones que lo llevan a la relajación, por lo tanto se anulan los impulsos que producen la enfermedad, obteniendo resultados sorprendentes.

¿Se puede afirmar que la musicoterapia sirve como alternativa de medicina preventiva y por qué?

Sí, porque trabaja con los aspectos psicológicos de la persona, con las emociones y sentimientos, teniendo en cuenta al ser humano como unidad psicofísica. Las enfermedades del ser humano, más ahora debido al estrés de vida que llevamos, se producen por problemas psicológicos y emocionales. Podemos decir que la musicoterapia es preventiva, ya que nos descarga emocionalmente, evitando acumular tensión.

¿Qué es lo mejor de la musicoterapia?

Lo más hermoso es que los cambios se producen dentro de una comunicación no verbal en comunión con el cuerpo y los instrumentos musicales. Viviendo el momento presente, con lo que se consigue que la persona esté en el aquí y el ahora, se logra abandonar los pensamientos negativos y vivenciar estados nuevos que se producen a través del sonido.

¿Qué clase de música es utilizada?

El musicoterapeuta debe evaluar qué clase de música es la más beneficiosa para el paciente según su estado emocional actual y su historia personal. Se utiliza todo tipo de música, pero se puede perjudicar a la persona poniendo una música que no sea conveniente para ella en un momento determinado; por ello insisto en que si se desea asistir a sesiones de musicoterapia se haga de la mano de un profesional.

http://www.elespectador.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario