28/5/18

El deporte moderado, un remedio contra la depresión [28-5-18]

El deporte moderado, un remedio contra la depresión

El deporte moderado, un remedio contra la depresión


¿Es posible que caminar, una práctica que está al alcance de casi todas las personas y que no supone un esfuerzo físico o económico, pueda suponer un remedio contra la depresión? Al parecer, así es. Caminar y otras formas de deporte moderado, como el golf, son muy recomendables, ya que además de que aportan grandes beneficios para la salud,  pueden ser practicadas por personas de prácticamente todas las edades y condiciones físicas. Pero, además de los efectos positivos sobre la salud física, caminar puede ayudar a paliar enfermedades psicológicas como la depresión.

Según Jerónimo Saiz, miembro del Comité Ejecutivo de la Sociedad Española de Psiquiatría y patrono de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental , el deporte moderado “es una recomendación genérica  que se hace en muchas patologías psicológicas, incluida en la ansiedad y en los casos de depresión leve y moderada”. El experto en psiquiatría explica que “se ha demostrado que el ejercicio habitual (no menos de tres veces por semana y de 30 minutos cada sesión) mejora los sistemas de neurotransmisión, como la serotonina, por lo que es positivo para ayudar a combatir este tipo de enfermedades”.

Además de mejorar los sistemas neurotransmisores, caminar también tiene otros efectos positivos sobre la salud psíquica de las personas. Saiz declara a este respecto que el deporte moderado “mejora la autoestima del que lo practica”. En definitiva, afirma el experto, “caminar es un buen complemento de los tratamientos contra la depresión”.

Sin embargo, el deporte moderado, aunque pueda ser practicado por casi todo el mundo, no es algo que esté siempre al alcance de las personas que sufren algún tipo de patología psíquica. Según declara el especialista, “para hacer ejercicio hace falta motivación y vitalidad, dos factores que se suprimen por completo en los casos de depresión”. Saiz añade que “no se trata de un ejercicio de voluntad común, sino que simplemente muchas de estas personas no están en condiciones de practicar deporte”.


El sedentarismo puede aumentar el riesgo de sufrir depresión

Aunque quizá no sea considerado como una de las causas más importantes en la aparición de depresión, el sedentarismo y los hábitos que trae consigo representan un entorno perfecto de proliferación y desarrollo de esta enfermedad psíquica.

Además de la ausencia de ejercicio físico y por lo tanto la pérdida de todos los beneficios que reporta, el sedentarismo incluye otros efectos negativos para la salud mental. Ser sedentario, afirma Saiz, “implica una restricción a la relación social, a salir y relacionarse con otras personas, lo que crea unas condiciones nada favorables para la aparición de la depresión”.

Otros factores como la rutina y la falta de motivación ante la ausencia de estímulos, también son perjudiciales y favorecen el desarrollo de enfermedades como la depresión y la ansiedad.


Consejos para combatir la depresión

Aunque muchas personas, tal y como afirma Saiz, no están en condiciones de caminar o practicar deporte moderado, existen otras prácticas o hábitos que pueden ayudar a paliar esta enfermedad:

  • Seguir los consejos y recomendaciones de un especialista: La depresión es una enfermedad, y como tal, tiene que ser tratada por un experto. El especialista es el único capacitado para tratar este tipo de patologías.
  • Apoyarse en los demás: El entorno también puede jugar un papel muy importante a la hora de paliar la depresión. El ánimo es precisamente la carencia que tienen las personas que sufren esta enfermedad, por lo que el apoyo y la confianza del entorno (amigos, familia, pareja, el especialista) pueden llegar a ser muy positivos y útiles para superar esta enfermedad.
  • No tomar decisiones drásticas: Al inducir la depresión una carencia absoluta de ánimo y una sensación de melancolía y tristeza, esto puede llevar a tomar decisiones drásticas, como romper con la pareja, cambiar de domicilio o incluso de vida; estas decisiones tienen que ser muy meditadas, pues una persona que sufre depresión necesita seguridad y estabilidad para poder superarla. Si el entorno es nocivo para la persona, es necesario que realice cambios, pero siempre de una forma segura.

21/5/18

Depresión: causas, síntomas y tratamientos


Depresión: causas, síntomas y tratamientos




Depresión: causas, síntomas y tratamientos

mujerhoy.com

¿Qué es la depresión?


La enfermedad conocida como depresión es un trastorno psiquiátrico muy severo. Es algo más que sentirse triste o abatido durante un periodo de tiempo y lo padecen millones de personas a nivel mundial.

En nuestro país, según los últimos datos disponibles, la padecen unos dos millones de personas, y ocupamos el cuarto lugar de Europa en cuanto al número de casos. Además, no nos podemos olvidar la asociación entre depresión y suicidio, causa por la que fallecen miles de personas todos los años.


Tipos y qué la produce

Hay varios tipos de depresión. La depresión mayor puede ir desde un episodio único o repetitivo a estados de decaimiento persistentes en el tiempo conocidos como distimia. Otro es la enfermedad bipolar, también conocida como enfermedad maniaco-depresiva, ya que estos son los estados de ánimo entre los que oscilan los pacientes que la padecen...

La depresión puede producirse a cualquier edad, pero es más frecuente en la juventud o bien en adultos jóvenes. También es más frecuente en mujeres, incluso hasta el doble que en hombres y puede producirse después del parto. La depresión, por lo tanto, es un trastorno del funcionamiento del cerebro y en él pueden contribuir factores genéticos, ambientales, psicológicos, etc.

Por consiguiente, si tenemos algún antecedente familiar de depresión o hemos estado expuestos a una situación traumática, como puede ser un fallecimiento de una persona cercana o un trauma infantil, tendremos más papeletas para poder padecerla, pero también se puede tener una depresión sin que estos condicionantes existan. En diversos estudios se ha podido comprobar que existe una relación entre la depresión y el consumo de drogas o el alcoholismo y, en múltiples ocasiones, resulta bastante complicado para los profesionales distinguir qué síntomas corresponden a la enfermedad y qué otros son propios de la adicción.


Síntomas

Los síntomas más frecuentes de depresión son: estado de ánimo triste durante la mayor parte del día, disminución de la capacidad para disfrutar o mostrar interés en las actividades diarias, disminución o aumento del peso o del apetito, insomnio o somnolencia continua, enlentecimiento o cansancio y debilidad física, sentimientos recurrentes de culpa, disminución de la capacidad intelectual, pensamientos repetitivos de muerte o ideas suicidas, entre otros muchos.

Para realizar el diagnóstico se han de descartar otras enfermedades que puedan simular los síntomas, como farmacológicas o tóxicas, por ejemplo. Esta enfermedad puede pasar más inadvertida en ancianos o incluso en bebés, que también la pueden padecer por separación de su madre.


¿Cuál es el tratamiento?


El tratamiento con medicamentos antidepresivos es el único que ha demostrado una evidencia científica en depresiones mayores. Son medicamentos que tienen numerosos efectos secundarios muy conocidos que influyen en la elección de uno u otro. El tratamiento con antidepresivos debe mantenerse durante seis a doce meses, para evitar el riesgo de recaídas, aunque el efecto completo puede conseguirse al mes del inicio del tratamiento. La causa más frecuente de falta de respuesta es un mal cumplimiento.

Diferentes estudios apuntan a que realizar ejercicio físico puede reducir hasta un 50% los síntomas si se practica al menos tres días a la semana. El comportamiento sedentario y la obesidad se consideran, por lo tanto, factores de riesgo. Las alteraciones del sueño pueden predisponer a desarrollar los episodios de depresión o aumentar su frecuencia. En esta enfermedad son fundamentales tratamientos como la psicoterapia, la terapia cognitiva o la terapia conductual, que reeducan la manera de pensar y actuar de los pacientes.

9/4/18

Cuando soñar es doloroso: el pensamiento positivo puede causar depresión a largo plazo [9-4-18]


Cuando soñar es doloroso: el pensamiento positivo puede causar depresión a largo plazo

Los científicos revelan que aunque ser positivo mejora nuestro estado de ánimo, a largo plazo puede tener las consecuencias contrarias.


Las fantasías positivas acerca de futuro pueden mejorar el estado de ánimo en el futuro más inmediato, pero a largo plazo pueden conllevar un aumento de los síntomas depresivos, reza un nuevo estudio publicado en la revista 'Psychological Science'.

"Nuestros hallazgos sugieren que por muy agradables y útiles que sean las fantasías positivas en los momentos en que se experimenta un estado de ánimo depresivo, pueden convertirse en problemáticas y complicadas con el tiempo", señala la investigadora principal del estudio, Gabriele Oettingen de la Universidad de Nueva York.

En una serie de cuatro estudios, Oettingen y sus colegas Doris Mayer (Universidad de Hamburgo) y Sam Portnow (Universidad de Virginia) encontraron que los participantes que tenían las fantasías más positivas acerca de su futuro mostraban menos síntomas depresivos en ese momento, pero presentaron más signos de depresión durante las sesiones siguientes, que tuvieron lugar entre uno y siete meses después de la sesión inicial.

Estudiando cómo las fantasías positivas conllevan depresión Oettingen reveló que las personas que idolatran su futuro también disminuyen su ética de trabajo. Esta suposición fue apoyada por los resultados de uno de los experimentos de los científicos: entre 148 estudiantes universitarios, los que tienen fantasías positivas sobre el futuro coincidían habitualmente con los que obtenían peores notas. Unos dos meses más tarde estas calificaciones bajas se convirtieron en los causantes de síntomas de depresión.

"Cuando las personas se entregan [a las fantasías positivas], estas fantasías pueden ser vistas como un factor de protección que amortigua los síntomas depresivos a corto plazo. Sin embargo, esta protección viene a costa de un bajo esfuerzo y de poco éxito, lo que hace que las fantasías positivas sean un factor de riesgo a largo plazo. (...) No es de extrañar, entonces, que las personas que no pueden anticipar los resultados futuros positivos se depriman", agregan los investigadores.

Dada la naturaleza correlacional de estos estudios, se necesita más investigación experimental para determinar si existe una relación de causalidad directa entre fantasías positivas y síntomas depresivos en el largo plazo.

2/4/18

5 Cosas que nunca deberías decirle a alguien que sufre de depresión


5 Cosas que nunca deberías decirle a alguien que sufre de depresión

5 Cosas que nunca deberías decirle a alguien que sufre de depresión

conocersalud.com

La depresión es una afección médica grave que no debe tomarse a la ligera en ningún momento ni por ningún motivo. Desafortunadamente, muchas personas no se dan cuenta de la seriedad de esto y deciden aconsejar a la persona que lo sufre. Entonces es cuando todo el infierno se puede desatar porque lo que dicen, aunque llega de un lugar de preocupación, puede que no sea útil y en realidad podría empeorar las cosas. Así que si usted conoce a alguien que está pasando por este momento difícil y desea impartir su sabiduría sabiamente con ellos, por favor tómese unos minutos para leer esto antes de hacerlo.

1. Nunca diga: “Sólo sal de ahí“

Para una persona que no comprende completamente lo que es la depresión, puede parecer absurdo encontrar a un individuo sano con tanto sufrimiento. Debido a su desesperación e impotencia para resolver el problema, pueden pedirle a la persona deprimida que “simplemente salga de ahí”. Es lamentable que no se den cuenta de que estar deprimido no es una elección consciente que uno hace. La persona que atraviesa este momento difícil “saldría de ello” si pudiera, pero no funciona de esa manera. Sus acciones y pensamientos pueden estar fuera de su control y pueden necesitar terapia prolongada para mostrar mejoría. Lo más importante es que necesitan su apoyo a través de este proceso.

2. No diga: “No es nada importante. Yo también he estado deprimido“

Las personas tienden a confundir la sensación de dolor o tristeza con la de sentirse deprimidos. Por lo tanto, asumen que han pasado exactamente por la misma experiencia, han logrado salir ilesos de ella y esperan lo mismo de su ser querido. Pero este no es el caso. Según la Asociación Psiquiátrica Estadounidense: “La muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo o el final de una relación son experiencias difíciles de soportar para una persona. Es normal que los sentimientos de tristeza o pena se desarrollen en respuesta a tales situaciones. Los que experimentan la pérdida a menudo podrían describirse a sí mismos como “deprimidos”. Pero estar triste no es lo mismo que tener depresión”. Es esencial que las personas se den cuenta de la diferencia entre tristeza y depresión para no subestimar los efectos de esta última.

3. Definitivamente no pregunte: “¿No eres demasiado mayor como para llamar la atención?“


Mucha gente, por la frustración que surge de un “problema no resuelto”, puede querer asociarlo con una causa que le quite su responsabilidad. Podrían decir que la persona que sufre de depresión está “tratando de llamar la atención” o está “castigando a su familia”. Pueden tratar inconscientemente de culpar a la víctima cuando sienten que ya no pueden ser de ninguna ayuda. Es importante tener en cuenta que usted siempre puede ayudar, pero quizás no de la manera que usted quiere y puede que no vea los resultados tan rápido como usted espera verlos.

4. Por su bien, no le pregunte: “¿Has hecho lo que te dije?“


Sugerir “leer la biblia”, “beber té de manzanilla”, y “probar la meditación” son propuestas comprensibles que vienen de una preocupación genuina por el bienestar del otro, pero al mismo tiempo la gente tiene que darse cuenta de que no siempre es apropiado o útil. Sería mucho mejor preguntarle a la persona que sufre por lo que usted puede hacer para ayudar en lugar de decirles lo que deben hacer.

5. Nunca diga: “Tú mismo te lo has buscado“.


Las personas que sufren de depresión no optaron por estar así. Según la Asociación Psiquiátrica Estadounidense: “la depresión puede afectar a cualquiera -incluso a una persona que parece vivir en circunstancias relativamente ideales“. Pueden ser causados debido a varios factores incluyendo factores bioquímicos, genéticos, de personalidad y ambientales. Por lo tanto, uno nunca debe asumir que hay un elemento de elección en esta afección. Uno debería darse cuenta de que ellos mismos podrían haber estado en el lugar de su ser querido si las circunstancias hubieran sido diferentes.

29/11/17

Marihuana y psicosis [29-11-17]


Marihuana y psicosis

Afirman que el uso frecuente de marihuana genera psicosis

Lo establecieron científicos de la Universidad de Maastricht. La investigación, publicada en el British Medical Journal, dice que el cannabis interrumpe el balance de la dopamina, químico esencial del cerebro

Para el estudio, los investigadores analizaron los casos de 2.437 jóvenes entre 14 y 24 años, que estuvieron bajo observación por cuatro años, informó la agencia ANSA.

Luego de ajustar factores tales como clase social y económica, así como el uso de otras drogas, tabaco y alcohol, hallaron que la marihuana -aún usada moderadamente- incrementa los síntomas psicóticos.

Sin embargo, advirtieron que el efecto fue mucho mayor en aquellas personas con una predisposición a esa enfermedad mental.

El informe concluyó que no comparte la teoría de que la gente con tal predisposición tiene la tendencia a consumir marihuana y aseguró que hubo poca evidencia que la gente genéticamente vulnerable a la psicosis se inclinara más al consumo de la droga.

Jim Van Os, autor principal de la investigación, explicó que el consumo de cannabis "no es una buena idea para las personas predispuestas a la psicosis". "Si existe una predisposición familiar (a la psicosis) o una historia de fragilidad personal es recomendable alejarse de las drogas".

Por su parte, Martin Barnes, director ejecutivo de la organización de caridad británica DrugScope, afirmó que la investigación "enfatiza que existen riesgos potenciales a la salud asociados con el uso de marihuana, particularmente para la gente joven".

"El desafío es asegurarse que los mensajes sobre el consumo del cannabis sean entendidos por los profesores y los profesionales de la salud que trabajan con jóvenes, y que estos mensajes sean presentados en forma atractiva para que los jóvenes los escuchen y los sigan", concluyó.

En ese sentido, Dinah Morley, directiva de la organización de caridad Young Minds, precisó que el estudio añade evidencia a trabajos previos que sugieren una asociación entre cannabis y psicosis.

Para la experta, la nueva investigación "respalda el entendimiento emergente de que una predisposición a la psicosis combinada con el abuso temprano de marihuana, incrementa la tendencia de desencandenar una enfermedad psicótica".

28/11/17

Consejos para evitar caer en depresión navideña [28-11-17]


Consejos para evitar caer en depresión navideña

Aprende a mantener el espíritu de fiesta en medio de las adversidades


Con la llegada de la Navidad muchas personas caen en un estado depresivo que les imposibilita disfrutar y celebrar la festividad.

La pérdida de un familiar, de un empleo y ser diagnosticado con una enfermedad incurable, entre otros factores puede empañar la felicidad en esta época. Por esta razón, varios sicólogos y sociólogos ofrecen consejos que para que pueda pasar en armonía y felicidad esta época navideña.

- Comparta con familia y amigos - “La pérdida de un ser querido pone freno en algunas personas porque en esta época se extraña mucho más, pero es mejor extrañar acompañado. No deje de compartir con sus seres queridos independientemente de las pérdidas. Esa compañía nos permite recordar y la conexión de familia, de amistades siempre trae gran riqueza incluso para sobrellevar la pérdida", sostuvo la sicóloga Mercedes Rodríguez.

- No todo es compras y regalos - También hay personas que se desaniman, se frustran y se entristecen en Navidad porque perdieron el empleo y no tienen dinero suficiente para comprar regalos para la familia. En ese sentido, el presidente de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, Julio Santana, expuso que las personas deben recordar que la Navidad es que mucho más  que las compras y los regalos, es un encuentro de familia, solidaridad, de compartir y para hacer esas cosas no se requiere la compra de ciertos regalos. “Lo más importante es reunirse en familia, y si no tiene familia, con amigos y celebra la vida”, manifestó.

- Controle sus gastos - Realizar gastos excesivos puede potenciar más aún la depresión, según la página cibernética Sanar.org. Para evitar esto, realizar un presupuesto antes de hacer cualquier gasto y comprar sólo acotándose a éste.

- Sea creativo - De hecho, si en tiempos de escasez económica comprar regalos para toda la familia se convierte en un dolor de cabeza, una idea para no lastimar el bolsillo, según el sociólogo Manuel Torres, es hacer un sorteo de regalos entre los adultos de la familia.

También puede regalar galletas horneadas, un libro que sea reciclado. Incluso, ese obsequio que le regalaron y que tiene guardado en el armario puede regalarlo a otros. “No hay que regalarle a todo el mundo en la familia. Lo importante es celebrar que estamos juntos como familia”, manifestó.

Otro regalo que no es material y que se puede hacer en una familia, dijo, es desarrollar una economía solidaria.

“Es establecer ayuda y esfuerzo propio para democratizar el disfrute y la calidad de vida aunque estemos en tiempos de escasez e incertidumbre”, dijo. “Por ejemplo, los puertorriqueños nos pasamos tirando cemento en las casas, pues por qué no decidimos desarrollar un huerto casero entre todos. Podemos montar algún tipo de negocio, cambiar la desesperanza por una visión empresarismo, hacer inventario de fortalezas y debilidades para desarrollar un proyecto de economía solidaria. Es cómo podemos reciclar, cómo podemos divertirnos, ser creativos”, apuntó Torres.

- Manténgase activo - Otra estrategia para sobrellevar y prevenir la depresión navideña es mantenerse en actividad. Según  Sanar.org, la  actividad física ayuda a prevenir la depresión por lo que no se debe  abandonar la actividad física por estas fechas.  En ese sentido, darse siempre el espacio para poder dedicarse ese tiempo para uno mismo, redundará en un gran beneficio tanto físico como emocional.

20/11/17

Las personas gravemente deprimidas son las que más se benefician de los antidepresivos [20-11-17]


Las personas gravemente deprimidas son las que más se benefician de los antidepresivos

Experto señala que esto no es motivo para evitar los fármacos en los casos más moderados

Los antidepresivos parecen ser más eficaces para las personas que tienen los síntomas más graves, según sugiere una investigación reciente.

A los individuos que tienen síntomas entre leves y moderados no les va mejor con un antidepresivo que con un placebo, señalan los autores de un análisis reciente que aparece en la edición del 6 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

Pero los hallazgos en realidad no son tan sorprendentes, apuntó un experto, y no necesariamente significan que la gente que tiene depresión entre leve y moderada no debería tomar antidepresivos.

"No estoy seguro de que este es un hallazgo que disuada de medicar a la gente que tiene depresión entre leve y moderada", apuntó el Dr. Gregory Asnis, director del programa de ansiedad y depresión del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York.

Incluso el grupo de placebo mostró una respuesta, y con el tiempo, el efecto del placebo tiende a desaparecer, explicó Asnis, mientras que los que respondieron al fármaco de verdad continúan beneficiándose, una diferencia que pudiera no ser evidente en los periodos de tiempo que conlleva el estudio.

"La moraleja es que incluso aunque los beneficios de un fármaco comparado con un placebo sean más visibles en gente gravemente enferma, una pregunta es qué sucede con el tiempo", planteó. "Con frecuencia, el placebo fracasa con el paso del tiempo".

Los hallazgos llegan poco después de otro estudio, publicado en la edición del 4 de enero de Archives of General Psychiatry, que reportó que uno de cada cinco adultos de EE. UU. no recibe el tratamiento mínimo recomendado por las directrices para la depresión, e incluso menos reciben la atención óptima en las poblaciones minoritarias, como los de origen mexicano.

Los autores del estudio más reciente exploraron los resultados de seis grandes ensayos aleatorios y controlados con placebo ya completados que evaluaban la depresión mayor y menor.

No se notó casi ninguna diferencia en los efectos del placebo y del medicamento entre los que puntuaron menos en escalas de depresión. Pero a medida que aumentaba la gravedad de la depresión, igual sucedió con los beneficios del fármaco.

Según los autores del estudio, la mayoría de estudios que muestran un beneficio en los antidepresivos se enfocan en los individuos más gravemente deprimidos.

Sugirieron que los pacientes y proveedores de atención de salud deben tomar en cuenta que la terapia con antidepresivos podría no ser tan beneficiosa para la gente con formas más leves de la afección.

Muchos de los autores del estudio reportaron recibir financiación de distintas compañías farmacéuticas, aunque este estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental.